jueves, 31 de diciembre de 2009

¿El Turrón en Navidad?


Debatiéndome entre la indignación y la incredulidad... así me encuentro esta noche (que ya es 31... en realidad).

Debéis creerme cuando os digo que hoy estuve desde las 7 de la tarde hasta las 9 de la noche buscando turrón blando, el de toda la vida, no uno de nata-nueces tan raros que hacen ahora.

Veréis estuvimos en 9 supermercados y no tenían más que 3 tabletas de turrón de chocolate, y dos cajas rotas por el manoseo de turron de yema... Ahora eso sí, bombones había por todas partes, el Ferrero que parece no saber sobre la crisis no se vende tan fácilmente... pero los supermercados parecían haber colocado en sus expositores las sobras del año pasado. Tan solo en el ultimo establecimiento lo encontramos (solo quedaba dos tipos de turrón a parte del blando, nada de almendritas rellenas o mazapanes…) ante esto Incredulidad. ¿Cómo es posible que un mes antes de las navidades nos estén bombardeando con el decorado y los villancicos y ahora tengan tanta prisa por eliminar sus existencias para no hacer nuevos pedidos?¿No les dejaran nada a los "Reyes Magos"?

La indignación viene por el hecho de que tenemos que esperar un año para comer turrón durante tan solo un mes, pero aun no se ha acabado el año cuando ya nos lo quitan de las manos. El resumen sería algo así..

- Nosotras:“perdona ¿solo os queda esto?”
- trabajadora: “todo el mundo me pregunta lo mismo, esto es lo que hay”
- Nosotras: “ ¿Y no vais a traer más?
- Trabajadora: “No, Llevamos un mes trayendo”

Os recuerdo que hoy es día treinta y que en mi casa por lo menos hasta Enero seguimos con turrón todos los años.

Ahora es el momento en el que entiendo por qué mi madre siempre compraba con antelación tantos productos navideños… “exagerada, que no se acaba el mundo el 31” decía yo… pero ella sabía bien lo que hacía… ha vivido 22 años más que yo y conoce las reglas de juego comercial.

Me indignan los momentos en los que olvido que la navidad es un producto más para recordarnos lo civilizados y protocolarios que debemos ser, muy atrás quedaron el calor de la chimenea, la unión de tu gente gracias a la decoracion del arbol, la ilusión de los regalos...

Ahora todo es programado, nada sorprende y te cuesta hacer el esfuerzo de buscar el maldito arbol en el trastero.

2 comentarios:

Razgriz dijo...

bonita odisea navideña tiene todo lo que una buena historia navideña debe tener la búsqueda de la felicidad (o del turrón perdido) calor humano de desconocidos, que te ayudan con una sonrisa en la cara (trabajadora es lo que hay) y el fantástico final de esos con moraleja (comprar como si se llegara el fin del mundo y seguir comiendo turrón hasta el final de los tiempos) que bonita historia solo falto lo de la blanca navidad o espera ese día no llovió…

Aida dijo...

En mi casa también se compra el turrón con semanas de antelación!
Feliz Año!