viernes, 15 de noviembre de 2013

Jardines de la Cala...


Esta noche he venido con nostalgia de un lugar mágico.

Un lugar donde puedo sentirme como en familia, relajada, con intimidad, llena de sonrisas, aromas, sabores, extraordinaria compañía y sobre todo conversaciones... conversaciones que aun suenan en mi cabeza.

Los jardines de la Cala  es uno de mis pocos oasis, es un privilegio que podamos disfrutarlo, no es un sueño!

Os echo de menos, ya quiero aquí la primavera y estar ahí, pasar al lado de la hierba buena, disfrutar de su aroma y tomarme ese té moruno que tanto me gusta.

1 comentario:

Raúl Trujillo dijo...

Veo que tenemos en común al mismo dios... ¡ONIZUKA! jajajaja xD

(Ya sé que no viene a cuento ponerlo aquí, pero me apetecía jaja)